Según el vicepresidente de Asuntos Corporativos de la cuprífera, la medida podría concretarse si se cumplen todas las condiciones necesarias de seguridad, trabajarían con los contratistas y evaluarían la situación a diario. La movilización lleva 28 días.

La opción de retomar parcialmente la producción estarían evaluando desde Minera Escondida a partir de los 30 días de huelga. Lo anterior, luego que la compañía decidiera no utilizar reemplazos durante el primer mes de movilización, dejando de producir unas 120 mil toneladas de cobre, avaluadas en US$500 millones.

 

 

El vicepresidente de Asuntos Corporativos de Minera Escondida, Patricio Vilaplana, comentó a Soyantofagasta.cl que el compromiso de la empresa fue no producir, ni utilizar reemplazos hasta el día 30 de huelga –pese a que legalmente podían hacerlo desde el día 16-, velando así por la seguridad de los trabajadores dentro de la faena. Sin embargo, explicó que de darse las condiciones de seguridad necesarias, podrían retomar parte de la producción con trabajadores contratistas.

“Existe la opción de contar con trabajadores contratistas, normalmente nosotros tenemos en faena a unas 14 mil personas, los trabajadores sindicalizados son 2.500, o sea hay más de 10 mil que están en distintas tareas, proyectos y otros, y muchos de ellos (contratistas) que están en condiciones de poder reemplazar ciertas tareas. Esto es algo que vamos a ir evaluando día a día, pero es una alternativa posible”, manifestó.

 

De retomar la producción –aclaró- no sería en todos los niveles, sino que sólo en lo factible y siempre que se cumpla con las condiciones de seguridad.

 

Sobre retomar el diálogo con los trabajadores, Vilaplana recalcó que la propuesta de la compañía es clara. “La invitación es a dialogar aquí y ahora, sin condiciones y con todos los temas arriba de la mesa. En ese sentido, van a haber nuevos elementos que discutir y nuevas cosas que tenemos que compartir con el sindicato”.

 

 

La huelga de los trabajadores de Minera Escondida lleva 28 días y entre sus efectos está la caída en la exportación de cobre y la baja de un punto en el Imacec de febrero, entre otros.