El presidente de la Sociedad Nacional Minera (Sonami), Diego Hernández, analizó el futuro escenario de los proyectos mineros, que en su mayoría, serán desarrollados en la macro zona norte.
Hernández hace su análisis desde la oficina corporativa de Sonami en la comuna de Las Condes, Santiago. No obstante, tras su escritorio, un cuadro retrata una escena puramente nortina que remonta a la época en que Chile vivía, principalmente, del salitre, industria que decayó por la caída de la demanda a principios del siglo XX.
 

El líder de la Sonami cree que este mismo episodio histórico podría repetirse si es que el gobierno no toma las medidas necesarias para enfrentar el actual escenario minero.

“Hay dos cosas. Bajó el precio del cobre en los últimos dos años y las empresas redujeron sus inversiones, procurando recuperar sus márgenes operacionales y renegociar sus deudas. Por otro lado, nuestra regulación y facilidad para aprobar proyectos mineros se deterioró. Si juntas esas situaciones, creas un mal panorama para el futuro del rubro”, aseguró.
Legislación

¿Cuáles son las mayores urgencias en materia de legislación para reactivar la minería?

-Tal vez hay que revisar la forma de tramitar los permisos ambientales y hacerlo más eficiente. Proponemos (como Sonami) es que el Estado tenga una agencia que se preocupe de los megaproyectos, de forma que ésta sea la única mediadora para coordinar los esfuerzos de otras instituciones contempladas en la obtención de permisos. Eso existe en otros países y se debiese adoptar una solución parecida aquí.

¿Que trabaje junto al Ministerio de Minería?

-Claro, creemos que esa cartera debe tener más peso político, más presupuesto, y también ser el ente que coordine todos los temas regulatorios que están afectos las empresas mineras.

El documento emitido por Sonami expone que la demora en la obtención de permisos se debe a la gestión del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

-El drama es que en Chile no había legislación ambiental y la que comenzó a regir en los ’90 fue un estatuto que no era el resultado de una discusión nacional, sino que fue inspirada o copiada de legislaciones extranjeras. Esto me parece bien porque era importante ganar tiempo. Pero cuando entró en vigencia se comenzó a descubrir las debilidades del reglamento. Hubo perfeccionamientos, pero hoy es necesario revisar ese documento para que se haga cargo donde haya ambigüedades que producen la judicialización de los proyectos mineros.

Señalan también que Sernageomin es un ente más castigador que fiscalizador…

-En el pasado, Sernageomin cumplió un rol de fiscalización, pero también de ayudaba a la pequeña y mediana minería. Si había algo que mejorar y si no era grave, en vez de sancionar daba las indicaciones y plazos para que mejoraran. Hoy no sólo el Sernagemomin, sino que a muchas instituciones fiscalizadoras, se les mide por el número de multas que aplican, y creo que con ese enfoque se pierden ventajas.
Criterios

Hernández, quien en su vasta trayectoria en minería figura ser el presidente de Codelco, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals y de BHP Billiton, analizó también los criterios de negociación de la reforma laboral que comenzó a regir en abril de este año.

“Creo que esa reforma no agrega valor y tampoco ayuda a nadie, una reforma que tal vez responde a las expectativas de los trabajadores hace 30 o 40 años atrás. En el fondo quiere proteger a los trabajadores de un empresariado que no le interesaría a sus propios trabajadores, y la realidad no es así”.

¿Y cuál cree que es esa realidad?

-Pues en minería tenemos un nivel de sindicalización muy alto, con gran parte de nuestra mano de obra con niveles de capacitación y formación muy elevados, donde el requisito mínimo es la enseñanza media completa y en promedio los trabajadores tienen más de tres años de educación universitaria o técnico profesional. Entonces hablamos de ciudadanos con capacidades suficiente como para decidir muchos de sus temas. Entonces la legislación laboral debería dar un espacio de flexibilidad para que los sindicatos y empresas puedan solucionar sus temas.
Inversiones

¿Mejorará el actual escenario minero al corto plazo?

-Tocamos fondo y ahora la situación ha estado mejor porque las empresas empezaron a generan cajas de flujo positivo, revisando sus proyectos y reactivándolos en etapas tempranas, como en etapas de exploración y obtención de permisos. Por lo anterior, consideramos que tal vez comiencen a ejecutarse buenos proyectos el último trimestre del próximo año. Por eso es urgente tomar acciones ahora.

¿Ve futuro en el litio?

-Sin duda. Hoy la principal aplicación que tendrá el litio será en baterías, y éstas no están relacionadas con energía nuclear, sino con bienes de consumo. Hoy el Estado (por Corfo) es el principal dueño de yacimientos de litio en el salar de Atacama, y creemos que éstos deben ser concesionados a empresas mineras.

“Bajó el precio del cobre y nuestra capacidad de aprobar proyectos mineros se deterioró. Si juntas esas situaciones, creamos un mal panorama para el rubro”.”

Fuente: Mercurio Antofagasta/Cristian Castro Orozco